Pluriarquía, la opción millennial

Éste sistema de promoción de acciones, se fundamenta en la capacidad de los actores para decidir sobre sí mismos y no por los demás. Se mide el nivel de aceptación de las propuestas, pero no su aprobación, por lo que, las propuestas se ejecutaran en mayor o menor medida.

Venezuela, su petróleo y la transición energética

La dirigencia política en Venezuela parece no haber internalizado aún este escenario probable de transición energética que afectará la demanda petrolera. Se siguen haciendo declaraciones políticas y circulan documentos en los que se formulan planes de incrementos enormes de la producción petrolera venezolana, precisamente para aumentar la renta.

Cuarta ola feminista: No son las mujeres… es el sistema.

Si bien las banderas de esta cuarta ola siguen siendo las mismas que las que le anteceden (aún en este siglo hay países donde las mujeres ni reciben educación, ni votan, ni abortan libremente) el foco en esta ola se pone en el sistema, no en las mujeres.

¡Te invitamos a nuestro aniversario!

Este viernes 25 de mayo celebraremos nuestro aniversario con una jornada de reflexión política para {re}pensar lo político en nuestro país, dirigida a líderes juveniles que siguen haciendo activismo en Venezuela.

Oda al re-sentimiento: dos rutas para la rutinización de la memoria desde la UCV

Casi todos los días me toca pasar por la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN). Desde la calle que cruza al bulevar de Sabana Grande, hasta la puerta principal de la segunda sede de dicho cuerpo represivo en Caracas, hay dos cosas que repaso de forma rutinaria.

Pluriarquía, la opción millennial

Éste sistema de promoción de acciones, se fundamenta en la capacidad de los actores para decidir sobre sí mismos y no por los demás. Se mide el nivel de aceptación de las propuestas, pero no su aprobación, por lo que, las propuestas se ejecutaran en mayor o menor medida.

Una reflexión sobre la propuesta de dolarización

Nadie niega que la gente hoy en día paga productos a costo internacional y que, incluso, algunas transacciones se pagan en dólares. Pero esto no tiene que ver con el signo monetario, sino por la hiperinflación que ataca al país desde hace varios meses y por el desmontaje del aparato productivo nacional de los últimos quince años.

Solidaridades automáticas y cuestionamientos cómplices

¿Hasta que punto cuestionamos el latrocinio, hasta que punto estamos dispuestos a ponernos del lado de los corruptos y violadores de DDHH por el simple hecho de ser “los nuestros”? La corrupción de Lula, el racismo de Trump, las masacres de Ortega, la censura de Macri, la dictadura de Maduro, el gorilismo de Bolsonaro, la demagogia de AMLO, los falsos positivos de Uribe.


Share This