Octavio Paz decía que «los historiadores son los poetas del pasado». Cuando pienso en lo aciago de las dos primeras décadas del siglo XXI que incluyen pandemias y el auge de los nacionalismos que levantan muros y pavimentan las fronteras con fosas comunes. Cuando imagino el terror de los migrantes que cruzan el mediterráneo y los andes, pienso que la poesía puede que sea nuestra única cómplice en la «noche unánime» (Borges de por medio). Para no citar más a otros, me quedo con el abrazo de terror y de sangre que nos damos colombianos y venezolanos en las fronteras. Acaso no es Cúcuta y San Cristobal la misma ciudad de ida y vuelta, el mismo dolor a la inversa. En mi cabeza se confunden acentos y números. 5 millones que entraron y 5 millones que salieron ¿son igual a 0? Será una condena por parecernos tanto o es que nunca nos sacaremos de encima este joropo maldito de envite y contrapunto fratricida. Las trochas son nuestras cicatrices vivas.

Articulo publicado en Revista Abril https://revistaabril.org/el-destierro-como-pandemiapoema-en-prosa/

Saúl Hernández
Shares
  • Facebook
  • Twitter

Doctor en Estudios Culturales Latinoamericanos, Universidad Simón Bolívar (Ecuador). Máster en Estudios Latinoamericanos de Universite Sorbonne Nouvelle (París III). Licenciado en Estudios Internacionales (UCV). Consultor Senior CEDAP.

Comentarios


Share This